martes , 21 mayo 2019

Moura hizo la épica del Tottenham y desató la tragedia del Ajax

Ganó 2-3 y disputará el título de la Liga de Campeones contra el Liverpool, en Madrid. Crónica.

A esos jugadores del Tottenham los creían perdedores, y, sin embargo, ahí estaban, con la cara en alto, con el pecho inflado, con sus gritos de victoria entonados con la fuerza necesaria para que se escucharan en Inglaterra; y al mismo tiempo, esos jugadores del Ajax, a los que creían ganadores, se desplomaban en la cancha, bocabajo, como si quisieran hundirse en la grama para huir de ese estadio en llamas, o simplemente era que querían ocultar las lágrimas y la rabia, porque mientras Tottenham celebraba su épica, Ajax sufría su tragedia.

Toda gesta necesita de un héroe, y Tottenham lo tuvo. Se llama Lucas Moura, brasileño, 26 años. Llegó en el 2017 al equipo y ya pasó a la historia. Se lo puede imaginar con lanza, casco y escudo, pero solo estaba armado de su pierna izquierda, de sus pulmones y de su voluntad. Hizo los tres goles que necesitaba su equipo. Hizo lo impensado. Sus compañeros, después de brincar sobre su cuerpo victorioso, sugirieron que debían hacerle una estatua, y por qué no si los clasificó a la final de la Liga de Campeones para disputarla contra el Liverpool, el conocido rival inglés, en Madrid.

Hay maneras de lograr una hazaña en el fútbol, tiene que ser improbable, adversa, ante un rival fuerte, y, ojalá, en tiempo de descuento. Eso pasó ayer en Holanda, eso hizo posible Moura. Era el minuto 95, el tiempo estaba cumplido, el cronómetro avanzaba al ritmo de la respiración de los hinchas del Ajax, la pelota rodaba igual que sus agitados corazones. En las tribunas había cantos, pero también plegarias; cantos, pero también súplicas. La felicidad estaba contenida. Había un aura de terror, de mal presagio. Nadie en ese estadio quería que la pelota le cayera otra vez al heroico Moura, que ya había anotado dos goles con los que puso el partido 2-2. Quizá eso era lo que rogaban los hinchas locales, a Moura no, por favor. 

Si el reloj frenaba, clasificaba el Ajax –que ganó 0-1 en la ida–. Pero un gol del Tottenham cambiaba la historia. Fue ahí, en esos segundos finales, cuando Moura recibió la pelota en el área rival, lo que tanto temían los fanáticos y los jugadores del Ajax. Le llegó como si fuera atraída por su guayo, y Moura remató al arco sin pensarlo, no necesitó potencia ni tiempo ni ubicación, su disparo, en ese estado de inspiración, iba a ir a la red, y así fue, por más que se estiró el portero Onana, por más que toda Ámsterdam soplara para que no entrara esa pelota. Fue el tercero, el 2-3, una daga al corazón del Ajax, el equipo que supo destronar a los poderosos Real Madrid y Juventus y que se dejó sacar del bolsillo el tiquete a la final.

Check Also

Pascal Ackermann ganó la quinta etapa del Giro de Italia 2019

Se disputa este miércoles la quinta etapa del Giro de Italia 2019, que tendrá 140 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Native Flashradio V3